domingo, 23 de octubre de 2011

Un día ayer


Y descansar
Y despertar mucho mejor,
 un día mas..
Un día más que hice ayer, hoy parece ser,
Un día para describirte,
Sigues ahí, no hay nada mas que decirte…

Preciosa, preciosa, preciosa, preciosa

Y descubrir… Un día más, ayer no fue igual
Y descubrir… Que hoy es distinto del ayer
Y disfrutar… Tus piedras y metales de cristal
De eso que un día hablamos sobre lo que bebo hoy
Yo se porque hay ..un día ayer no fue igual
Una palabra que no dejo de repetir,
Estas ahí, no tengo mas que decirte…

Preciosa… tu nombre me da vergüenza decir
Preciosa, quizás no existes pero igual te vi
Preciosa, no creerás q eres para mi
Preciosa, ni para nadie q pueda existir
En cual avión viajas tú, que siempre estas en otro país
De un avión que te bajas en otro te vuelves a subir…

Preciosa… tu nombre me da vergüenza decir
Preciosa, quizás no existes pero igual te vi
Preciosa, no creerás que eres para mi
Preciosa, ni para nadie que pueda existir
Preciosa   tu nombre me da vergüenza decir
Preciosa, quizás no existes pero igual te vi
Preciosa, no creerás que eres para mi!                    ( Gepe)

Como crece esto..

sábado, 22 de octubre de 2011

Estoy

Como las burbujas, que no saben donde reventarán, y como las olas del mar que traen y se llevan los suspiros cuando se pone el sol, así llegaste. Invisible durante meses, pero  presente en lo escrito y en lo que por causas y efectos la vida presenta, alegre y resistente del modo en que la gente común piensa y lleno de regalos para mi tranquilidad. Es difícil dejar atrás una rutina, una costumbre mal acostumbrada, querer cambiar o aceptar lo que está pasando. O decidir ser ya no una visita sino el dueño de casa que puede llegar y dejar sus rastros en la alfombra con pedazos de duraznos.
No me importan los límites de los recuerdos y de las palabras que se diseñan cada día a mirarte, o de los lugares y sueños que enredamos entre nuestros cabellos intentando hallar la tranquilidad.
No me importa decir te quiero o estremecerte con un beso a nombre de todos los que insinúan que nuestros cuerpos se buscan, si ya dije sí quiero esto, pero si quiero salir a la calle contigo, ir al campo, al mal, bañarme una noche con luna llena, gritar en la plaza que estoy feliz, que las frutillas se hicieron una en mi, que las luces del atardecer se confundieron con tus ojos y que el despertar se transformó en una virtud de lo que quiero al no querer nada más que el despertar.
  

      Ahora que estás presente ya no de visita no te soltaré amor mío