sábado, 28 de enero de 2012

36

Después de todo si es oficial: te extraño, bastante..
Aunque no haga intentos por decirlo o admitirlo, pero así es. Me acostumbré a tu calor en las mañanas y a la preocupación que existía en nuestro pequeño mundo, pero más me acostumbré a amarte con todo lo que eso puede implicar, como recordarte tan a menudo y añorar que vuelva el tiempo en que estábamos así como en el aire. Y sentirme segura de lo que podíamos decidir sentir. Últimamente creo poder aguantar y sentirme más madura, por miles de cosas que antes me aquejarían mucho, aunque la vida sigue y te trae unas sorpresas importantes ahí has estado, y que raro es sentirte lejos muy lejos tratando de ser aquel que ambos no queremos ser. Estúpido, pero si no es así nos volveríamos más locos de lo que estamos!

 Prefiero esforzarme y ver siempre el lado positivo de las cosas que estar pendiente de buscar esa nube negra que muchas veces nos ponemos sobre nuestras cabezas por pura cobardía.