martes, 20 de marzo de 2012

Hibernar

Como suele suceder las coincidencias nos sorprenden y nos hacen cuestionar ciertas cosas.
El paso del tiempo, las personas que conocemos y que desconocemos nos inquietan, pero todo estará mejor  junto a un té más de una noche.
En este momento, mi cuerpo está cambiando, mis emociones se están deteniendo, mi agilidad también, así como el calor que estoy buscando al envolverme en mi ropa de invierno en una ciudad que mucho me ayuda a querer resguardarme de lo que afuera está, así como mi  corazón que se detendrá por unos meses para poder crecer y alimentarme de forma escasa, dormir y descansar.
Pienso que los días pasarán y el miedo se acabará. Así como lo que siento dentro : la duda, pero es un punto de partida para aprender y encontrar las respuestas que solo yo me puedo dar.
Me acuerdo de la canción " la cuncuna amarilla", de su metamorfosis y cambio para hacer lo que ella quería, que es volar! poder ver como sus alas crecen y su cuerpo encuentra la belleza de una mariposa, el encanto de los colores y la visión de ver el mundo desde arriba.
Por el momento, me voy, me escondo, me perfecciono y luego estaré lista para volar.